thumbnail_3rika

VYŠEHRAD Y SUS LEYENDAS

¿Dónde podemos encontrar el posible emplazamiento que dio origen a Praga y la residencia da la dinastía reinante en Bohemia y Moravia? En exactamente el mismo lugar: Vyšehrad. Vyšehrad es un fuerte ubicado al sur del barrio nuevo de Praga (Nové Mesto), que cuenta con un valor histórico enorme. La basílica de San Pedro y San Pablo, el cementerio de Vyšehrad, el gran parque,… Una visita exquisita y una delicia para los amantes de la historia por su fuerte relación con Praga.

Para llegar al origen de Vyšehrad nos tenemos que remontar a los siglos VI-VII y tendremos que basarnos en las antiguas leyendas checas. La historia cuenta que el mítico gobernante Krok construyó la primera edificación en una alta colina. Era un lugar estratégico perfecto y fácil de defender. Se encontraba ubicado junto al río Moldova. Antes de su muerte Krok eligió a su hija más pequeña, Libuše, como sucesora, pero esto no gustó nada a la gente de la tribu. Se mostraban escépticos ya que consideraban que una mujer no podía gobernar. Por eso Libuše acabó eligiendo a Přemysl, un aldeano de Stadice, como su marido. Přemysl acabó dando su nombre a Libuše y a toda la dinastía que pasaría a ser una de las más importantes, los Premislidas. La leyenda dice que desde lo alto de su castillo Libuše profetizó la fundación de “una ciudad cuya fama y gloria llegará hasta las estrellas”. Y así fue.

Siglos más tarde Carlos IV, conocedor de la leyenda, convirtió Vyšehrad en un lugar de culto. Unió sus murallas a las de la ciudad y construyó el que sería su palacio. A partir de entonces todas las ceremonias de coronación se harían allí, respetando tanto el origen de Praga como la memoria de Krok, Libuše y Czech (padre de Chequia). Por suerte Vyšehrad todavía mantiene ciertas edificaciones antiguas y, posiblemente, una de las más interesantes de la ciudad: la Rotonda de San Martín. Es el edificio más antiguo de todo Praga y pertenece al siglo XI. A pesar de haber sufrido muchos años de guerras y destrucción la rotonda siempre se mantuvo intacta. El único recuerdo que queda de aquellos tiempos es una bala de cañón que se encuentra junto a una ventana, perteneciente a la guerra con los prusianos en 1757.

Edificación más antigua de Praga

Vyšehrad también cuenta con el Panteón Nacional, donde podemos encontrar a muchas celebridades checas enterradas. Este gran cementerio cuenta con las tumbas de personalidades como: Jan Neruda, Antonín Dvořák o el gran futbolista Josef Bican. La basílica de San Pedro y San Pablo es una iglesia preciosa que también merece una visita. En su origen era románica, pero sufrió un incendio y en su reconstrucción fue convertida en neo-gótica. Merecen una mención también “Las Casamatas”. Consisten en varios túneles pertenecientes al siglo XIX cuando las tropas napoleónicas entraron en la ciudad. En la era comunista también fueron usadas con fines bélicos y hoy en día hacen la función de pequeño museo. No olvidéis visitarlas, allí podréis encontrar varias estatuas del puente de Carlos.

Para los más valientes Vyšehrad también cuenta con muchas historias de espíritus. Treinta y cuatro son los fantasmas que dicen que habitan, nada más y nada menos. Se dice que entre las rocas de Vyšehrad habita un ejército de hidalgos. La leyenda cuenta que el ejército permanecerá dormido hasta que la nación checa esté en peligro. Se dice que una vez al año un león emerge entre las rocas de la muralla y ruge fuertemente, pero al no recibir respuesta vuelve a su escondrijo y continúa durmiendo junto al ejército de hidalgos. Si alguna vez encuentras una rosa blanca en los bellos jardines de la fortaleza procura no acercarte mucho, porque según una historia quien la encuentra y la toque fallecerá al instante. Otra de las apariciones más conocidas es la de un perro negro con una gran cadena de fuego que se aparece todas las noches. Se dice que se aparece cerca de la Rotonda de San Martín y corre hasta la Puerta de Ladrillos donde estalla en una gran bola de fuego. Existen más apariciones de perros en Vyšehrad, uno de ellos un gran perro de fuego que guarda un tesoro y otro que se aparece sin cabeza, protegiendo un carruaje tirado por dos caballos sin cabeza y manejado por un conductor sin cabeza. Si los no-muertos te aterrorizan pasear cerca de la Rotonda de San Martín durante la noche puede no ser una buena idea, ya que algunos afirman haber visto un macabro baile de esqueletos allí mismo.

Vyšehrad es ciertamente un lugar legendario. Desde sus historias del más allá al todavía palpitante valor histórico que tiene. Uno de los lugares que uno no debe perderse en su visita a Praga.

Deja un comentario