• fotos-terezin-003-450x303fotos-terezin-003-450×303
  • 4956688224_6b6c5afc794956688224_6b6c5afc79
  • 88
  • 44
  • fotos-terezin-006-450x337fotos-terezin-006-450×337

TEREZIN, EL CAMPO DE DOLOR E HIPOCRESÍA

Al hablar de los campos de concentración Nazis, a todo el mundo se le viene a la cabeza el centro de Auschwitz-Birkenau pero existieron desgraciadamente muchos más. Quizás no conocido a nivel mundial pero en la República Checa, y más concretamente en Terezin a tan solo 60 km al norte de Praga, se encuentra el campo de concentración de Theresienstadt.

Los alemanes se hicieron con el control de Theresienstadt (actual Terezin) en 1940 donde instalaron “Kleine Festung” (“una pequeña fortaleza”). Con el paso del tiempo se amuralló y se convirtió en un ghetto judío impulsado por el jefe de las SS, Reinhard Heydrich.

Este centro fue empleado por el nazismo como medio publicitario. Una manera de dar a conocer al mundo lo “estupendamente” que los alemanes trataban a los judíos; querían mostrar una colonia judía modelo. Pero ni por asomo esa era la realidad.

En Terezín, llegaban judíos de países muy diversos que además de sufrir todo lo que el mundo conoce, tenían que actuar y fingir ante posibles visitas.

Una de las visitas con mayor repercusión, fue la realizada por el Comité Internacional de la Cruz Roja en 1944. Ante este acontecimiento, los altos cargos del centro adecentaron las condiciones de vida. Llegaron incluso a acelerar el envido de judíos a Auschwitz-Birkenau para que no estuvieran tan colapsados los barracones.

También se instalaron cafés y llego a existir una cierta actividad cultural como la representación de la ópera infantil Brundibár del compositor checo Hans Krasa. En 1944 se inició el rodaje de la película “Theresienstadt – Ein Dokumentarfilm aus dem jüdischen Siedlungsgebiet”- querían demostrar como el Führer regalaba una ciudad a los judíos.

Los actores fueron elegidos entre los prisioneros a los que las condiciones de vida aún no les habían afectado demasiado. Fue dirigía por un judío a quien se le prometió ser indultar al final del rodaje pero finalmente fue gaseado en Auschwitz junto con el resto de su familia.

El 3 de Mayo de 1945, el control del campo fue transferido por los alemanes a la Cruz Roja. Posteriormente, el 8 de mayo de ese mismo año, el Ejército Rojo entraba en Theresienstadt.

Es importante conocer el alcance de estas actividades, pero sin olvidar que son personas no números:hasta aquí llegaron 144.000 judíos, de los cuales 33.000 perdieron la vida en Terezin. 88.000 personas fueron enviadas a otros campos de concentración.

Al terminar la guerra, se encontraron 17.247 supervivientes. Pero su calvario no termino tan rápidamente, debido a las enfermedades que allí estaban localizadas el campo permaneció en cuarentena durante un tiempo.

Una parte de la historia reciente, muy cerca de Praga que nos brinda la oportunidad de no volver a cometer los mismos errores y enseñarnos como nunca nadie tiene que tratar a una persona.

Deja un comentario