Investigadores checos descubren ciertos anticuerpos que ayudan a una detección temprana del Alzheimer

alzheimer“Médicos griegos y romanos asociaron la vejez con la demencia. Pero no fue hasta 1901 cuando el psiquiatra alemán, Alois Alzheimer, identificó el primer caso de lo que se conoce hoy como enfermedad de Alzheimer en una mujer de cincuenta años de edad, a quien llamó «Auguste D». El investigador hizo seguimiento de su paciente hasta su muerte en 1906, momento en que por primera vez reportó el caso públicamente.

Uno de los primeros síntomas de una mujer de 51 años fue un fuerte sentimiento de celos hacia su marido. Pronto mostró progresivos fallos de memoria, no podía encontrar el camino a casa, arrastraba objetos sin sentido, se escondía o a veces pensaba que otras personas querían matarla, de forma que empezaba a gritar.

Durante su internamiento, sus gestos mostraban una completa impotencia. Estaba desorientada en tiempo y espacio. De cuando en cuando decía que no entendía nada, que se sentía confusa y totalmente perdida. A veces consideraba la llegada del médico como la visita de un oficial y pedía perdón por no haber acabado su trabajo, mientras que otras veces comenzaba a gritar por temor a que el médico quisiera operarla. En ocasiones lo despedía completamente indignada, chillando frases que indicaban su temor a que el médico quisiera herir su honor. De vez en cuando estaba completamente delirante, arrastrando las mantas de un lado a otro, llamando a su marido y a su hija, y con aspecto de tener alucinaciones auditivas. Con frecuencia gritaba durante horas y con una voz horrible.

La regresión mental avanzó gradualmente. Tras cuatro años y medio de enfermedad, la paciente falleció. Al final estaba completamente apática y confinada a la cama, donde adoptaba una posición fetal. “

En todo el mundo hay unos 35,6 millones de personas que sufren algún tipo de demencia, y cada año se registran 7,7 millones de nuevos casos. En la República Checa alrededor de 140.000 personas padecen Alzheimer y se calcula que en el 2050 habrá 225.000 pacientes.

Un equipo de investigadores checo ha descubierto que la detección de ciertos anticuerpos puede  ayudar a conseguir un diagnóstico temprano de la enfermedad.

Ales Bartos, jefe de un proyecto sobre Alzheimer en el Instituto Nacional de Salud Mental integrado en el centro psiquiátrico de Praga, dijo que se ha detectado un incremento de niveles de antídotos específicos para este tipo de demencia en cerebros de pacientes. Su equipo también cuenta con expertos del Hospital Universitario de Praga-Vinohrady y la primera facultad de medicina de la Charles University.

Bartos explicó que esta investigación se realiza en la República Checa ya que se pretende crear una vacuna contra la proteína tau, una proteína que abunda en las neuronas y cuyas malformaciones pueden provocar que una persona enferme de Alzheimer.

Ahora, el equipo, está buscando voluntarios sanos para establecer standars checos de pruebas neuropsicológicas.

Deja un comentario