EL PRESIDENTE CHINO XI JINPING VISITA PRAGA ENTRE PROTESTAS

El pasado lunes día 28 de marzo el líder chino Xi Jinping aterrizó en la ciudad de Praga. Ésta era su primera visita a la República Checa. El motivo no era otro que el de hacer escala en su viaje a los Estados Unidos y aprovechar el momento para cerrar ciertas negociaciones con el gobierno checo. Acuerdos de inversiones, memorandos de colaboración en sanidad, industria, educación y transporte y la inversión de Škoda Auto en China fueron los temas más relevantes, pero cierta parte de la población checa vio otra cosa.

Xi Jinping ha sido criticado numerosas veces por violar los derechos humanos y por la ocupación del Tibet. Lubomír Zaorálek, ministro de asuntos exteriores de la República Checa, admite que las negociaciones llevan más de un año en desarrollo. Según Zaorálek el acuerdo con China va a provocar un gran aumento en empresas como ‘Žďárské Strojírny’, ‘Ostravské Opravny a Strojírny’ y ‘Moravské Chemické Závody’. Miloš Zeman, presidente checo, ya había trabajado su amistad con el gobierno chino antes. En agosto de 2015 China conmemoró el fin de la Segunda Guerra Mundial. Desde la Unión Europea se instó a boicotear el evento no acudiendo, hecho que resultó en Miloš Zeman siendo el único mandatario europeo en acudir al evento. Esto suceso resultó terriblemente polémico y provocó el enfado de muchos checos. Posteriormente Zeman declaró que visitaba China porque era relevante para la economía del país y que también quería aprender “cómo se estabiliza la sociedad”.

Después de todos estos antecedentes, y la ciudadanía checa siendo consciente del abuso de poder de Xi Jinping a su país y el Tibet, varias protestas se dieron lugar en Praga. Para recibir al presidente chino se instalaron banderas chinas a lo largo de todo el recorrido desde el aeropuerto hasta el castillo de Praga. Antes de la llegada del mismo varios activistas intentaron sustituir estas banderas por banderas del Tibet e incluso ensuciaron algunas con botes de pintura. La policía estaba al tanto de estos sucesos, por lo que evitaron la mayor parte de las protestas y detuvieron a un total de 12 personas. Por otra parte se sucedieron varias manifestaciones a lo largo de toda la ciudad protestando en contra de la ocupación del Tibet.

Václav Havel, último presidente de Checoslovaquia y primero de la República Checa, fue un fiel defensor de los derechos humanos. Entre muchos otros también tuvo el placer de reunirse varias veces con el Dalai lama, mostrando su apoyo así hacia el Tibet y su gente. Una imagen con uno de esos encuentros fue expuesta en un tráiler durante los días que Xi Jinping permaneció en la capital checa. Por otra parte durante la noche varios activistas proyectaron sobre el castillo de Praga frases de protesta. “Free Tibet”, “CZ for sale” o “Pravda a laska” fueron algunas de ellas. Esta última hace referencia precisamente al difunto ex-presidente Václav Havel y significa “verdad y amor”. De esta forma revindicó varias veces la autodeterminación del Tibet y criticó la violación de los derechos humanos en China.

Aun así algunas personas también se congregaron para dar la bienvenida a Xi Jinping, y es que también hay personas que ven como algo muy positivo el trato con el gobierno chino. Por lo pronto el trato entre Miloš Zeman y Xi Jinping queda cerrado mientras el segundo viaja hacia Estados Unidos. El futuro dirá si se hizo lo correcto o no.

Deja un comentario