EL CARNET DE CONDUCIR EN PRAGA

Sacarse el carnet de conducir es uno de esos grandes retos que tiene que afrontar uno a lo largo de su vida. Una vez asentado en Praga puede parecer que el trabajo para conseguir va a ser el doble, pero aquí os dejamos unas cuantas claves para no perecer en el intento.

Si ya dispones de carnet de conducir desde tu lugar de origen quizás tengas las cosas mucho más fáciles. Cada país ofrece su propio acuerdo, así que para más detalles lo mejor es consultar este escrito.

¿Cuánto voy a tener que gastarme para conseguir el carnet de conducir en Praga? Como en todos los sitios el precio va a variar según la autoescuela a la que acudas, pero los precios oscilarían entre las 10.000 y las 17.000 coronas. Durante el aprendizaje no se debe cumplir un mínimo de clases teóricas, pero el gobierno checo sí que exige al menos 28 clases prácticas. Cada práctica tendría una duración aproximada de 45 minutos y solo contaría con una pequeña traba para los extranjeros… se ofertarían exclusivamente en checo. Dado que el checo no es un idioma muy fácil de entender para los recién llegados (y los no-tan-recién llegados) habría dos soluciones: encontrar una autoescuela que oferte las clases en inglés (tendría un precio ligeramente superior) o pagar a un intérprete con el consiguiente desembolso económico. Resumiendo: las clases más baratas se ofertan en checo, pero si no te ves capacitado por algo más de dinero puedes conseguir las mismas clases en diferentes idiomas (incluso en castellano).

Al igual que en la mayoría de países es necesario superar un examen médico (en España es conocido como “psicotécnico”) antes del examen práctico. Este examen médico tiene un coste aproximado de 500 coronas y, normalmente, su lugar viene recomendado por la propia autoescuela. Para el resto del examen deberás pagar alrededor de 700 coronas.

El examen consistirá en 3 partes diferentes. La primera parte es la conocida como “teórica”. Durante este examen se deberá responder a un total de 25 preguntas de tipo test. El objetivo es conseguir más de 43 puntos de los 50 posibles. Cada pregunta tiene un valor diferente, que irá indicado dependiendo de a qué apartado corresponde. Las preguntas podrán ir acompañadas de fotos o no y abarcarán todo tipo de conocimientos teóricos sobre la conducción.

Para pasar de una parte a otra del examen es necesario haber completado con éxito la anterior. Todas las pruebas se realizan durante el mismo día, así que tendrás conocimiento de tu éxito o fracaso al término del día en el que seas examinado. En la segunda parte del examen hablarás directamente con tu examinador. En esta prueba se preguntarán aspectos técnicos sobre el vehículo. Dentro de este apartado se abarcan desde herramientas que debes (o no) llevar en tu vehículo o cómo activar y desactivar diferentes opciones del coche. Es una parte sencilla y rápida del examen, por lo que no debería de tomar más de 10 minutos.

Por último llega la temida prueba práctica. En esta deberás conducir sin ningún tipo de ayuda siguiendo las instrucciones dadas por el examinador. Es en este parte donde es más fácil suspender, ya que queda a juicio del examinador decidir si hasta el error más pequeño debe suponer el suspenso. Al final de dicha prueba será obligatorio aparcar el coche y es en ese momento donde sabrás si has aprobado o no.

Una vez conseguido necesitarás unas semanas para recibir tu carnet que te acreditará como nuevo conductor de la República Checa.

Deja un comentario