11 DISIDENTES CUBANOS RECIBEN EL PREMIO “HOMO HOMINI”

Fotos y texto: Raúl SORROSA

Este lunes 7 de marzo, en el ex templo “El Cruce Praguense”, ubicado cercano al Puente de Carlos de Praga, se realizó la inauguración oficial del 18. Festival Internacional Un Mundo, dedicado al tema de los Derechos Humanos que en este año se enfoca en la crisis migratoria bajo el lema “Buscando el Hogar”. Como es tradicional el festival, patrocinado por la fundación “People in Need” (PIN), empieza con la entrega del premio “Homo Homini”, 2015, dado a 11 disidentes cubanos. Šimon Pánek, director de PIN, al presentar el premio explicó que en la preselección hubo candidatos de varios continentes pero los miembros del directorio se decantaron por los cubanos, por los 11 cubanos parte de la llamada “La Primavera Negra” que decidieron seguir dentro de Cuba. Se refiere al grupo de 75 detenidos y condenados en el 2003 a penas que van de 6 a 28 años, dando un total de 2.800 años de cárcel.

“Gracias a los esfuerzos internacionales la mayoría fue puesta en libertad en el 2010. Pero sus penas sólo han sido suspendidas, por lo que en cualquier momento pueden volver a prisión. También están bajo presiones muy fuertes para que dejen la isla”, comentó Pánek quien lamentó no poder tener a algunos de los 11 presente en la sala para entregarle el premio “Homo Homini”. En representación de los 11 y, en realidad, de los 75, recibió el premio Asunción Carrillo Hernández, madre de uno de los premiados.

Los nombres de los 11 son: Martha Beatriz Roqueová, Jorge Olivera Castillo, Ángel Moya Acosta, José Daniel Ferrer, Félix Navarro Rodríguez, Iván Hernández Carrillo, Héctor Maseda Gutiérrez, Óscar Elías Biscet, Eduardo Díaz Fleitas, Librado Ricardo Linares y Arnaldo Ramos Lauzurique. “Yo represento a los 11 ex presos políticos de la Primavera Negra, quienes les envían sus agradecimientos porque este premio se da a las personas que luchan por la democracia. Ellos decidieron seguir en Cuba para seguir la lucha por la libertad. Quiero recordar también a tres que no pudieron llegar hasta el final: Valdés Tamayo, Antonio Villareal y Hermano Chepe. Agradezco también a los que salieron y desde afuera nos apoyan”, declaró Asunción Carrillo.

La ceremonia de entrega del premio contó con un corto video donde aparece el mentor de la lucha por los DD.HH. en la Rep. Checa: Václav Havel. Recordó que una vez, siendo preso político en la Checoslovaquia comunista, sufrió dolores en un diente y tuvieron que llevarlo a un dentista civil. Lo llevaron con el uniforme de reo, con esa ropa a rayas y estuvo esperando en un consultorio regular. Con gente, mucha gente a su alrededor. Dijo que las personas hacían como que no lo veían, como que él no estaba presente. Y algo así, lamentó, pasa con las personas que viajan a Cuba y se olvidan, mientras gozan de las playas, la música, la comida, de lo que en realidad está pasando. Así que llamó a todos a no ser tan indiferentes.

El premio lo dio el ministro de Justicia, Robert Pelikán, a quien le preguntaron sobre el mensaje de Havel. ¿Qué tal él y los viajes? Pelikán se mantuvo sobre el tema y no se refirió a Cuba; dijo que proviene de la última generación que aún puede recordar lo que significaba el no poder viajar; “Soy muy feliz por la libertad de viajar, es una posibilidad de ver otros mundos y poder comparar, poder comparar las individualidades, lo que diferencia a nuestras culturas, pero también lo que nos identifica, que en todas partes existe gente buena. Sirve también para valorar los Derechos Humanos”. Daniel Herman, de Cultura, fue felicitado por Pánek por el apoyo que él da al tema cubano aunque también el apoyo que dan los democristianos a esa causa. Uno de los disidentes premiados, Jorge Olivera, comenta en un mensaje distribuido por los organizadores del festival: “Para mí era claro que debía quedarme en Cuba y seguir en la lucha por la democracia. Sabía que esto no sería fácil y que no había marcha atrás”. La organización PIN opera en Cuba desde el año 1997 apoyando a los disidentes y a los presos políticos. En la actualidad se enfoca más en el apoyo a las actividades de los grupos ciudadanos independientes y a los periodistas con el objetivo de imprimir cambios en las condiciones de Cuba. También monitorea las posibles violaciones y respeto de los Derechos Humanos y da soporte a los perseguidos políticos.

El premio “Homo Homini”, de la sociedad “Člověk v tísni” se confiere desde 1994 y se otorga a las personalidades o grupos que se han entregado por la defensa de los DD.HH., la democracia y la solución no violenta a los conflictos políticos. Entre los premiados está también el disidente católico cubano Oswaldo Payá Sardiñas. También tiene el premio el disidente chino Liou Siaopo, quien incluso ganó el Premio Nobel de la Paz. En el jurado del 18. Festival Internacional de Cine Documental “Un Mundo” está la hija de Payá, Rosa María, quien está al frente de una plataforma que promueve una consulta popular, mediante “Cuba Decide”, sobre celebrar elecciones libres en la isla.

Rosa María Payá también se dirigió al público que participaba de la inauguración del festival y es quien tuvo un discurso más fuerte. “Vivimos tiempos muy confusos. El régimen cubano intenta vender la imagen de que tenemos cambios a la comunidad internacional al tiempo que los cubanos en la isla no tienen la posibilidad de una mejor vida porque no tenemos las libertades básicas que garantizan el poder. Acabo de regresar de la Isla hace tres días. La mayoría de mi gente está cada vez más pobre y espera dejar el país. El régimen ya no está más interesado en la ideología sino en la preservación de su poder y en el control de los recursos, que pertenecen a los ciudadanos. Los cambios realizados hasta el momento es un paso de una transición de poder a poder, de los generales a sus herederos, en una especie de transición dinástica. La comunidad internacional puede ayudar a redireccionar esa transición a algo democrático”.

Deja un comentario